MÉTODO MESTRE PARA LA CURACIÓN DE LAS ENFERMEDADES CRÓNICAS

 Un millón y medio de personas padecen fibromialgia en España, más las que lo sufren sin saberlo. La medicina convencional y la OMS consideran que es incurable y que solo se puede aliviar los síntomas. Pero como ya hemos visto en la entrevista a Stella Maris sobre psiconeuroendocrinoinmunología: “hay que aceptar el diagnóstico y no el pronóstico”.

Angels Mestre con su experiencia y sus libros“Hablemos de fibromialgia” y “De la fibromialgia a la salud” (Editorial Cálamo) desmiente esta sentencia y se dedica a enseñar a otras personas información alternativa y holísticasobre este tema: cómo se origina, cuál es el papel de nuestros pensamientos, creencias y emociones sobre el cuerpo físico, la influencia del tipo de dieta y estilo de vida, y sobre todo, el significado de la enfermedad. De hecho, ella afirma lo siguiente: “la fibromialgia me salvó la vida“.

Su ejemplo está sirviendo de esperanza para muchos enfermos aunque ella también recuerda que “no hay un camino para la sanación sino muchos, pero todas empiezan con un cambio de actitud“.

En este entrevista a La Contra de La Vanguardia del 20-9-2007 M. Angels Mestre explica sus duras vivencias con la enfermedad y cómo consiguió convertirla en un aliado, y en este otro post la podemos escuchar en una entrevista televisiva y analizamos sus sugerencias.

 Tengo 59 años: ¡estoy muy contenta con mi edad! Nací y vivo en Barcelona. Fui arquitecta, pero ahora imparto talleres de filosofía práctica. Estoy casada y tengo dos hijos, Anna (33) y Ferran (31), y una nieta, Maria (3). Soy apolítica. ¿Dios? Somos todos nosotros: con autoconocimiento, lo descubres. He sido fibromiálgica y he sanado

 ¿Qué es la fibromialgia?

Una enfermedad con síntomas como dolores musculares, articulares y vertebrales, cefaleas, colon irritable, insomnio, angustia, taquicardia.

Horroroso.
¡Yo los tuve todos! Y fatiga crónica, que suele ser la primera fase en muchas mujeres.

 ¿No se da en hombres?

El 92% de pacientes son mujeres. Y no encuentran alivio en ningún lado, y encima las llaman neurasténicas, histéricas, exageradas… Desesperadas, muchas caen en depresión. Y se dan muchos suicidios…

 ¿Qué hace la medicina ante este infierno?

Diagnostica la fibromialgia como dolencia crónica.

O sea, que no se cura.
Eso me dijeron a mí varios médicos. Y te recetan pastillas para aliviarte cada síntoma. Yo llegué a tomarme veinte pastillas al día…

 ¿Y qué tal?

Tantas sustancias químicas sintéticas me empeoraban, con sus efectos secundarios.

 ¿Y qué hizo usted?

Ya llevaba un año con dolores cuando me diagnosticaron fibromialgia, a finales del año 2000. Y comenzó un historial de tratamientos médicos y farmacológicos…

 ¿Con qué resultados?

Un año y medio después seguía tan mal que dejé de ir a trabajar al despacho. Desde casa seguí trabajando, y llevando la casa.

 

¿Eso le alivió?
No. Una mañana no pude levantarme: ¡una parálisis me atenazaba ambas piernas! Durante tres días no pude moverme. Fue tan espantoso… que eso me salvó.

 ¿Qué quiere decir?

Que decidí que no quería seguir así.

Ya, pero ¿qué podía hacer usted?
Tomar yo las riendas. Dejar de esperar remedio de los demás. Dejar de ser una paciente: empecé a dirigir yo mi curación. Y hoy le digo que me considero curada.

 ¿No le duele nada?

Nada. Y no tomo fármaco alguno. Los médicos dicen que ahora soy una fibromiálgica “asintomática”, sin síntomas. Se resisten a aceptar que esté curada… Otros médicos me hablan de “remisión espontánea”, como sinónimo de “milagro”. ¿Milagro? ¡Ja!

 ¿Ja?

No hay milagro: he trabajado mucho para aprender sobre mi mal, comprenderlo…, y cambiarme a mí misma, corregir mi vieja estructura psíquica, que era dañina para mí.

Debería explicarse…
Sí, quiero ayudar a otras enfermas.

Los médicos se enfadarán con usted…
¡Soy hija de médico, sobrina de médico y hermana de médico! Y ellos me han visto sufrir tanto, tanto… Se han sentido tan impotentes, que al verme y escucharme hoy no sólo no se enfadan: ¡están contentos por mí!

 ¿Qué es lo primero que debería saber una fibromiálgica?

Que su cuerpo está gritándole que hay aspectos de su vida que le conviene cambiar.

¿Qué aspectos?
Toda mi vida yo había hecho cosas (y dejado de hacer otras) por agradar, por encajar, por ser reconocida… Y actuar en espera de aprobación externa es despreciar tu esencia.

 ¿Qué tiene que ver con la fibromialgia?

Esta enfermedad deriva de una retención de la acción, de no hacer lo que sientes, de reprimir emociones. No estás queriéndote: el cuerpo somatiza el conflicto, y se queja.

Si así fuera, ¿qué habría que hacer?
Alinear pensamientos, emociones y acciones. Cuesta, y hay que ponerse a ello. Primer consejo: si piensas algo, ¡hazlo! Y si ves que no vas a hacerlo, ¡deja de pensarlo! Otro: esfuérzate en decir “no” sin sentir culpa.

 ¿Esto es algo que le cuesta más a la mujer que al hombre?

Sí, porque las mujeres hoy se autoexigen más, por ganar reconocimiento de un mundo masculino… Y por eso yo era una perfeccionista, autoexigente, rígida, orgullosa.

 ¿Y ahora?

Lo entendí y empecé a liberarme, y hoy soy condescendiente con los demás y consecuente conmigo (pienso, siento, actúo).

 ¿En qué se apoyó para este camino?

En tratamientos psicoemocionales, homeopatía, acupuntura, flores de Bach… En la digitopuntura (shiatsu).En la respiración y la meditación guiada. En la visualización. Y en una cuidada alimentación.

 ¿Qué tipo de alimentación?

Suprimí alimentos con conservantes, colorantes, espesantes y, sobre todo, con glutamato monosódico, un potenciador del sabor muy tóxico para mí. Deberíamos leer siempre las etiquetas…

¿Dejó de comer algo más?
Reduje gradualmente lácteos, grasas saturadas, harinas refinadas, azúcar, café…

 ¿Y qué come usted?

Alimentos biológicos y cocina macrobiótica. Harinas y cereales integrales. Legumbres. Semillas de sésamo, girasol y calabaza. Leche de arroz. Pescado blanco. Sal marina. Verduras frescas, pero las de raíz, y las blancas, y las redondas… Curé mi colon con sopas de miso, arroz integral y sésamo, ¡que te aporta el doble de calcio que la leche!

 ¿Qué alimentos ayudan más contra la fibromialgia?

El miso y el tofu, con proteínas muy digeribles. La ciruela umeboshi, antioxidante y antiséptica. La seta shiitake, un depósito de energía. El kuzu, almidón blanco que alivia la fatiga. Las algas kombu, wakame, arame e hiziki, que aportan más minerales que las verduras y tonifican los nervios…

¿Y recomienda algún ejercicio?
Caminar y respirar.

 

.0.Angels Mestre