PSYCH-K® para vivir una vida satisfactoria, vibrante y en paz con uno mismo y con los demás
Después de 25 años de experiencia como psicóloga clínica y psicoterapeuta de diferentes técnicas, y después de haber leído cientos de libros de psicología y autoayuda, he encontrado lo que pensaba que no sería posible: un proceso llamado PSYCH-K que ha sobrepasado todas mis expectativas.

En 1988 en los Estados Unidos, el PSYCH-K fue originado por Robert M. Williams, un psicoterapeuta comprometido personalmente a ayudar a las personas a reconocer su divinidad, encontrar su grandeza y convertirse en la paz que están buscando.

Se sentía frustrado por las terapias que, basadas en la voluntad y la comprensión, raras veces conducían a resultados duraderos. Estudió muchos enfoques de cambio humano, tanto contemporáneos como antiguos. Hasta que a través de una descarga intuitiva, se integraron estas técnicas en lo que vino a llamarse PSYCH-K.

PSYCH- K ha evolucionado de ser una técnica terapéutica para ayudar a superar problemas psicológicos, a ser un método para conseguir los objetivos que uno tiene en la vida. Puesto que PSYCH-K trata con el cuerpo, con la mente y con el alma, hoy en día es considerado como un proceso sagrado con beneficios físicos, psicológicos y espirituales.

PSYCH-K es un proceso muy efectivo, potente y sencillo de usar.  Nos permite  detectar  creencias limitantes y autosaboteadoras, y convertirlas en creencias que nos fortalecen a nivel subconsciente.  Los resultados son rápidos y permanentes y puede aplicarse para resolver problemas en todas las áreas de la vida: Autoestima, poder personal, tristeza y pérdida, salud, prosperidad, relaciones y espiritualidad.

El PSYCH-K se basa en la idea de que las creencias son el fundamento de nuestra personalidad y de nuestra manera de percibir el mundo. De ahí que esta técnica vaya más allá de la visualización, del pensamiento positivo, de las afirmaciones y de la voluntad.

Como ya se sabe hace tiempo, la realidad en sí no existe sino que es cada cual quien tiene y crea su propia realidad según los filtros de sus creencias. Es fácil imaginarse la gran diferencia que existe entre vivir la vida teniendo  creencias como “Nunca en la vida voy a conseguir nada”, “No valgo nada”, “Es difícil ganar dinero y guardarlo”, y vivirla con creencias como “Puedo alcanzar cualquier cosa que me propongo”, “Soy una persona digna y valiosa”, “Atraigo el dinero fácilmente en mi vida y lo utilizo de manera sabia”.

A través del filtro de nuestras creencias nos consideramos personas con o sin valor, competentes o incompetentes, dependientes o autosuficientes…. y percibimos el mundo como un lugar acogedor u hostil.

Las creencias influyen en todos los aspectos de nuestra vida: en nuestra autoestima, nuestra salud, nuestros estados de ánimo, nuestra forma de relacionarnos con los demás, nuestra relación en el trabajo, nuestra relación con el dinero… De modo que si nuestras creencias no están alineadas con nuestros objetivos, ningún esfuerzo va a ser suficiente para llevarnos a los resultados que deseamos.

¿Por qué hasta ahora nos ha sido tan difícil cambiar?

Como se sabe por la Neurociencia, el 95% de todo lo que hacemos, pensamos, sentimos o decimos, está controlado por nuestra mente subconsciente. Sin embargo, la mayoría de los métodos para cambiar los comportamientos no deseados está basada en los procesos de voluntad y comprensión (insight) a nivel consciente.

Nuestros hábitos y costumbres, por ejemplo, forman parte de la mente subconsciente. Eso significa que normalmente utilizamos solamente el 5% de nuestra mente para intentar cambiar un hábito o un comportamiento mientras que el 95% restante, es decir nuestra mente subconsciente, está ocupada en repetir programas anticuados que sabotean nuestro éxito. Esto explica por qué es difícil, por no decir imposible, realizar un cambio de hábitos a nivel consciente. En el momento en que el control de la mente consciente baja, los comportamientos y patrones antiguos toman el mando otra vez.

Entonces, para realizar cambios duraderos, tenemos que utilizar la única parte de nuestra mente capaz de reprogramar cambios en el comportamiento: nuestra mente subconsciente.

 Creemos las cosas que estamos programados para creer

Nuestras creencias son el  resultado de la programación que recibimos durante toda la vida, y que empieza ya antes de nuestro nacimiento. Programación que está en gran parte inculcada por los padres, los maestros, la sociedad, la iglesia…

Entonces ocurre que cuando queremos vivir nuestra vida de una forma que contradice nuestra programación subconsciente, entramos en conflicto. La buena noticia es que con PSYCH-K podemos reescribir esta programación anticuada y por fin vivir la vida que deseamos. Si nuestra mente subconsciente está programada y alineada con nuestras metas, va a hacer todo lo necesario para ayudarnos a conseguir nuestros objetivos en cada área de nuestras vidas.

En un fin de semana se puede aprender todo lo necesario para realizar grandes cambios en uno mismo y en otros. PSYCH-K se puede practicar con uno mismo, con amigos o familiares, profesionalmente o con un facilitador entrenado.

Micaela Gellert

Instructora certificada internacional de PSYCH-K®, Psicóloga y Psicoterapeuta-Reichiana
www.meabroalamor.com E-mail micaela@meabroalamor.com

 

+34 609 484 993 ▪ Mobile