Homeopatía: Una Terapéutica sin efectos secundarios ni contraindicaciones.

La homeopatía intenta darse a conocer como alternativa a tratamientos convencionales, después de más de 200 años de aplicación y con una eficacia, según los expertos, demostrada por numerosos estudios.

La Homeopatía, descubierta a finales del siglo XVIII por el químico y médico alemán Samuel Hahnemann, está aumentando su aceptación en España, tras ser una medicina de uso habitual en países como Francia, India o Alemania. «Se basa en una realidad biológica, ya conocida por Hipócrates y su ley de similitud: ‘Toda sustancia capaz de provocar síntomas patológicos en un individuo sano, es capaz, a dosis infinitesimales, de tratar esos síntomas en un individuo enfermo’», explica Gabriel Camacho, médico especialista en Medicina de Familia y experto en Homeopatía y Medicina Integrativa, de la Policlínica Assistens, que remarca que con los tratamientos individualizados lo que se pretende es aumentar la vitalidad del enfermo y estimular el sistema inmunológico de los pacientes en contra de agentes patógenos, para recuperar así el equilibrio que llamamos estado de Salud.

Este experto explica que la preparación del medicamento homeopá-tico se efectúa diluyendo y agitando vigorosamente una sustancia tomada de la naturaleza, ya sea animal, vegetal o mineral. En general, cuando la dilución es pequeña, se utiliza para tratar dolencias físicas como pueden ser la tos, el dolor, la inflamación o el vómito y, con diluciones mayores se busca que actúe a nivel del ámbito mental y emocional.

Según indica, el medicamento homeopático provoca en el organismo una reacción en cadena, que será mayor cuanto menor sea la dosis de la sustancia. «Esta reacción no podremos entenderla si la analizamos bajo el sistema lineal de pensamiento de la ciencia convencional, y sí bajo un sistema de pensamiento no lineal, en el que pequeños estímulos pueden desencadenar grandes efectos», considera, citando a Edward Lorenz, pionero de la teoría del caos que acuñó el término efecto mariposa, basado en el proverbio chino «el poder de las alas de una mariposa se puede percibir al otro lado del mundo».

Gabriel Camacho reconoce que pese a sus 200 años de aplicación la Homeopatía sigue cuestionándose, incluso por los propios sanitarios, pese a que en España está reconocida como acto médico y los medicamentos homeopáticos solo pueden ser dispensados en farmacias. Apunta que juega en su contra que por el momento nadie conoce exactamente su mecanismo de acción. «Claro que nadie sabe de qué modo actúan  muchos medicamentos y, aún así, se prescriben desde hace décadas (como el Paracetamol, sin ir más lejos)», dice este médico coruñés y puntualiza que por su experiencia la Homeopatía es «una opción terapéutica médica efectiva, sin efectos secundarios ni contraindicaciones».

La homeopatía intenta darse a conocer como alternativa a tratamientos convencionales, después de más de 200 años de aplicación y con una eficacia, según los expertos, demostrada por numerosos estudios.

El Dr. Hahnemann, creador de la Homeopatía, tiene un Monumento inaugurado en 1900 en Washington.
En su opinión, todo el mundo debería tener en casa un botiquín  homeopático. «Si sufrís un golpe, Arnica montana disminuirá la contusión, con Apis mellifica desaparecerá una urticaria, Ledum palustre contrarrestará los efectos de una picadura, Nux vómica hará vuestras digestiones menos pesadas y Arsenicum álbum cortará la diarrea por una intoxicación alimentaria. Y esto, solo en enfermedades agudas. Lo realmente interesante es su uso en enfermedades crónicas», explica.

En este sentido, este especialista pone como ejemplo un paciente con psoriasis. «Es frecuente que un paciente con psoriasis mejore espectacularmente con una crema de corticoides, pero sabemos que el brote volverá a aparecer.  La sociedad asume la psoriasis como una enfermedad crónica. Con un tratamiento homeopático podemos modificar el terreno del paciente y la energía en su cuerpo vital, y así conseguir su curación», asegura. Camacho recomienda utilizar la Homeopatía para tratar a lo que denomina como grupos de población hipersensibles para la medicina convencional, como las embarazadas, los bebés, los niños o los enfermos con patologías crónicas, incluidas las tumorales.

Este especialista, que creó el blog http://www.medicina-integrativa.net, considera que «si fuésemos capaces de unir las dos medicinas en una sola, prescribiendo el mejor medicamento para cada paciente, lograríamos un aumento superlativo en la calidad asistencial, que en definitiva es de lo que se trata».

Medicamentos homeopáticos para tu botiquín:

La Homeopatía se utiliza para tratar todo tipo patologías, y cada remedio puede tratar varias. Éstos son algunos de los más comunes:

Ruta graveolens.- Para los esguinces. Es el remedio para torceduras y afecciones en ligamentos y tendones, sobre todo de muñeca. Asociado con la Calcárea phosphórica se indica para el tratamiento del cáncer cerebral.

Natrum muriaticum.- Para el acné. Indicado sobre todo en la adolescencia, donde aparte de la patología cutánea abordará los síntomas mentales más importantes  de esta complicada etapa de la vida.

Rhus toxicodendron.-Contra la artrosis. Eficaz  para los procesos degenerativos articulares y otras patologías como la fibromialgia. También actuaría a nivel cutáneo para el tratamiento del herpes labial.

Calcárea carbónica.- Contra el asma. Uno de los más prescritos en la infancia, trata bronquiolitis e infecciones respiratorias y problemas digestivos en lactantes.

Ignatia amara.- Para la ansiedad. Actúa a nivel emocional, reduciendo la ansiedad en personas sensibles. De gran valor en duelos o pérdidas