Luc Montagnier investiga en China sobre aplicaciones clínicas de ultradiluciones de DNA.

Luc Montagnier escapa del “terror intelectual” persiguiendo ideas revolucionarias en China.

27 diciembre, 2010

El virólogo y premio Nobel de medicina Luc Montagnier sigue dando que hablar. En la actualidad Montagnier es fundador y presidente de la Fundación Mundial para la prevención e investigación del SIDA, tarea que va a simultanear con la de liderar una investigación pionera en un nuevo instituto de la Universidad Jiaotong, en Shanghai. Lo que ha llamado la atención a la comunidad científica no es que este reputado investigador marche a una institución China a trabajar, sino que su trabajo esté relacionado con “las ondas magnéticas que son emanadas desde el DNA ultradiluido de varias bacterias patógenas”. Esta idea fue publicada por Montagnier en dos publicaciones que tuvieron una fría acogida entre los científicos.

La revista “Science” ha entrevistado a Montagnier antes de su marcha a China; aquí os dejo sus respuestas para que valoréis si este famoso virólogo ha engrosado la lista de pseudocientíficos o si por el contrario trabaja para ampliar los límites de la ciencia. La entrevista ha sido realizada por Martin Enserink y aparece en el último número de “Science” (volumen 330 página 1732)

¿Por qué se marcha a Shanghai?

Se me ha ofrecido una cátedra y un instituto, que llevará mi nombre, para trabajar en una nueva área de la ciencia que interrelacionará la física, la biología y la medicina. El proyecto principal es el de estudiar el fenómeno de las ondas electromagnéticas producidas por el DNA diluido en agua. Estudiaremos tanto las bases teóricas como sus aplicaciones a la medicina.

¿Qué son exactamente esas ondas?

Lo que hemos visto es que el DNA produce cambios estructurales en el agua, los cuales permanecen incluso tras largas diluciones, y que producen señales de resonancia electromagnética que podemos medir. No todo el DNA produce señales que puedan ser detectadas con los aparatos que contamos. Las señales de mayor intensidad proceden de DNA bacteriano y vírico.

¿Cuáles piensa que son las aplicaciones médicas de este descubrimiento?

Hemos encontrado las señales procedentes del DNA bacteriano en el plasma sanguíneo de muchos pacientes con autismo y también en muchos, aunque no en todos, pacientes de Alzheimer, Parkinson y esclerosis múltiple. Parece que la señal que se detecta procede del intestino. Por tanto es posible que algún producto de las bacterias intestinales acabe en el plasma y provoque daños en el cerebro.

Las ondas son para nosotros un biomarcador para detectar la presencia de esas bacterias, incluso cuando no somos capaces de detectarlas con técnicas tan sensibles como la PCR. Por tanto, si se tratan esas patologías con antibióticos uno esperaría ver como los síntomas de las mismas desaparecen. La primera idea es la de realizar un ensayo clínico de ese estilo en Francia. Primero demostraremos que podemos detectar el DNA de la bacteria en el plasma de niños autistas y que no lo encontraremos en el de niños sanos. En ese momento, y si la comisión ética lo autoriza, trataremos con antibióticos los niños autistas esperando que la señal desaparezca de su plasma y comprobar si sus manifestaciones clínicas mejoran. Si eso funcionase, en el futuro esta técnica no sólo se emplearía para realizar diagnóstico, sino también tratamiento. Es posible que existan ondas electromagnéticas de determinada frecuencia que eliminen las ondas producidas por el DNA bacteriano.

Muchos de sus colegas son muy escépticos con estos planteamientos

Bueno, yo también era escéptico al principio. Pero ahí están los resultados. Éstos son muy reproducibles y ahora estamos esperando que sean confirmados en otros laboratorios.

Usted ha llamado a Benveniste “un moderno Galileo”. ¿Por qué?

Benveniste fue rechazado por todo el mundo porque iba por delante de todos ellos. Él lo perdió todo: su laboratorio, su dinero…. Yo pienso que tenía razón, pero su problema fue que sus resultados no eran 100% reproducibles.

¿Usted piensa que hay fundamentos ciertos en la Homeopatía?

Yo no puedo decir que la homeopatía sea completamente cierta. Lo que sí puedo decir ahora es que los efectos en las grandes diluciones sí son ciertos. Elevadas diluciones de algo no es igual a nada. Hay estructuras en el agua que copian la estructura original de la molécula que estuvo en el agua. Hemos visto que con el DNA no podemos llegar a las elevadas concentraciones que maneja la homeopatía, no podemos ir más allá de 10 elevado a la -18 porque entonces perdemos la señal. Pero incluso a una dilución de 10 elevado a la -18 no hay una sola molécula de DNA en el agua, y sin embargo todavía detectamos una señal.

¿Podría continuar sus investigaciones en Francia?

Ya no tengo financiación aquí. Debido a la política de jubilaciones en Francia ya no se me permite trabajar en institutos públicos franceses. He pedido financiación a otros organismos, pero no la he conseguido. Hay algo de miedo a este tema en Europa. Puedo decirle que conozco investigadores que han reproducido los resultados de Benveniste en su laboratorio, pero tienen miedo de mandarlo a publicar por el “terror intelectual” a que se verían sometidos por parte de personas que no acaban de entender esos resultados.

Los chinos son más abiertos en estos temas

Pienso que si. He visitado la universidad de Jiaotong varias veces y le aseguro que tienen una mente muy abierta. El editor en jefe de la revista “Interdisciplinary Sciences Computational Life Science”, donde publiqué mis dos trabajos relacionados con este tema, también trabaja en esta universidad.

¿Teme que sus colegas le acusen de haberse pasado al terreno de las pseudociencias?

No, porque no es pseudociencia ni curanderismo. Simplemente hay un fenómeno que merece ser investigado a fondo.

José Luis Rodero Jurado
NATURÓPATA.
Homeopatía. Masaje.
Acupuntura.  Nutrición.
c/ Abades, 16, bajo B.
41001-Sevilla
Telf. 954.43.71.27—650.34.58.57
e-mail: saludvital@saludvital.net

 

 

 

 

 

 

Anuncios